Espejismos

Muchas cosas han pasado en los últimos meses, ¡un verano entero ya ha pasado!

me mudé de rinconcito,  me podeís leer y seguir en dearmomo.com , un pequeño escalofrio de nostalgia me ha recordado a mis espejismos, que abandoné sin decir nada, y se merece al menos una pequeña despedida.

Creo es el camino natural de las cosas, y en pleno equinocio de Otoño me siento con energia para despedirme de este espacio, que en tantos momentos me ha acompañado.

Sigo siendo la misma, aunque ya no veo tantos espejismos, me conozco más , me quiero más y aunque como siempre me siento un poco perdida, he aprendido a buscarme y lo más importante a encontrarme.

Y esque a veces no soy yo sino otra.

Conrad Roset
Conrad Roset
Anuncios

A Galeano

Se me ha volcado el corazón, un pellizco de tristeza, una lágrima de rabia, se nos ha ido Galeano.

Mientras caminaba hacia Santiago cada noche le robaba un cuento a Eduardo, un abrazo, me contó la historia de los nadies, de los esclavos, me enseño a admirar a las mujeres fuertes y caminar junto a hombres honestos.

Una vez me susurro que todos tenemos derecho al delirio.

¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar? Me dijo.

Son tan hermosas sus palabras que las leí también en Italiano y las recite en un curso de teatro.

Eduardo me abrió las puertas a una literatura llena de mariposas.

Tus nadies, fueguitos y soñadores te echaremos de menos.

Un hombre del pueblo de Negua, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos

– El mundo es eso, reveló, Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

Un mar de fueguitos,  Eduardo Galeano

maan ali

En días como hoy

Hace algunas semanas escribí el primer párrafo de lo que espero algún día se convierta en un libro.

“Nadie nos dijo que pasarían los años y la nostalgia seguiría apareciendo en el momento menos inesperado en una mirada vacía desde el tren a un destino demasiado cotidiano o con la sensación de calor al coger un té recién hecho entre las manos”

Siempre he sabido que si escribía un libro empezaría en Irlanda, aunque yo me hice mucho antes, pero en aquel viaje me deje ser, esta mañana me he despertado demasiado temprano,  en el autobús repleto de gente leía unas palabras que escribí hace ya un año A mi Irlanda que os invito a recordar conmigo,  en días de lluvia como los de  hoy una melancolía esmeralda me inunda el alma, este mes también los lunes y un año después bailamos Irlandés, muchas cosas han cambiado, casualmente en estas clases  conocí a un oso bailarín que me ha acompañado en mis últimas batallas, muchos de mis compañeros de baile son ahora mis amigos y Verona cada día es un sitio más bonito para pararme.

Pero últimamente hay días en los que me cuesta demasiado levantarme, me pierdo en las mañanas, escribo a desgana  y aunque estoy leyendo un hermoso libro de sacerdotisas y reinos de otros tiempos piso los días como si nada, creo que necesito volver algunas semanas a Irlanda y ver un atardecer de magia, de aquellos en los que se habría el cielo y yo despacito y a saltitos subía y desde lo alto y con un sonrisa repetía;

It’s gonna be OK mañana volverá a atardecer.

Happy St. Patricks day.

Atardecer Deasy Farm.

Desde Verona con amor

Aprovechando que vivo desde hace algún tiempo en la ciudad de Romeo y Giulietta quería dedicar algunas palabras al amor tal día como hoy, no os sorprenderá que os diga que no soy muy partidaria de esta fiesta del consumismo romántico, evidentemente el amor no se salva, está también dentro de un sistema capitalista, el marketing y la publicidad hacen el resto, pero tampoco critico duramente a los que deciden celebrarlo, por sí solo el concepto no me disgusta ¿Por qué no celebrar un día del amor de pareja (o de poliamor, que haberlos hailos) ? Me parece hermoso, sobretodo sí celebramos un amor sano , sin estereotipos, con respeto (mucho) donde “uno no vive sin el otro” sino que viviendo juntos están mejor pero si un día tú o yo nos vamos o si se nos acaba el amor de tanto usarlo tras pasar por un doloroso periodo seguiré viviendo. ¡Sí , celebremos el amor juntos, revueltos y los unos sobre los otros!

Del amor se escribe, se habla, y se crea todos los días, por mi parte  aquí os dejo algunas de mis creaciones más recientes sobre este tema, sobre un amor libre, un amor que viaja y un amor que se ha ido.

Yo por si acaso hoy no me acerco al centro de Verona, no sea que entre tantos corazones y tortolitos americanos me dé por vomitar algodón de azúcar.

Dialog by Rudolf Bonvie

Del amor y otras cosas

Amores que viajan

A Madrid le faltan mil y un besos que dar 

AZUL

Es extraño que escriba desde aquí hay trabajos que te llevan a Paris a una reunión de negocios, el mío a una piscina climatizada, no me disgusta, estoy en una pequeña sala de espera con un gran ventanal desde dónde puedo observar dos chicos musculosos que nadan velozmente y tres señoras que miden sus movimiento con pausa, me recuerda a la película de Bleu la primera de la trilogía Trois couleurs del director polaco Krzysztof Kieślowski, dónde la protagonista nada en una piscina vacía, algo tan sencillo como su bañador azul, de un tono diferente pero no mucho al resto de azules de la piscina es una obra maestra, en realidad no estoy segura que esta escena este en el film y aunque no lo esté sigue siendo una genialidad.

La última vez que estuve en un mar climatizado fue en un pueblecito costero de Irlanda, mientras nadaba un señor de 60 años que más tarde me reveló había cruzado de la Isla Esmeralda a Inglaterra a nado en su juventud interrumpió su lección, para darme algunos consejos, al parecer mi estilo era demasiado libre.

¿Qué cosas pensaran mientras nadan? ¿Cómo serán sus vidas?

Esta semana nunca la recordare por nada en especial pero me siento especialmente perdida, por eso y a pesar que lo único constante en mi vida es escribir y a veces publicar en este blog, he decidido darme un respiro, a veces necesitamos de una pausa impuesta para coger carrerilla y después ya si eso, con tiempo, tirarnos al vacío, ¿Conocéis la sensación de querer hacer muchas cosas pero no hacer nada? de no avanzar, si es que hay un lugar al que debemos llegar, que esa es otra, en estas semanas intentare trabajar en este blog en buscar su esencia y ya de paso la mía, tengo ganas de viajar.

Nos leemos pronto.

“¿Dónde estaba el ahora? En los putos Estados Unidos seguramente, en alguna parte donde no vivía Tucker, o en el puto Tokio, en cualquier caso en otro sitio ¿Cómo podía soportarlo la gente que no vivía en la puta Norte América o en el puto Tokio?¿Andar nadando incesantemente en el pretérito perfecto?”

Nick Hornby. Juliet , Desnuda.

Tatsuro Kiuchi

By Tatsuro Kiuchi.

ROJO

Sobre un trabajo mal pagado.

He hecho una locura, me he comprado unos zapatos rojos, hace años decidí controlar mis compras, vivir ligera, en la mochila no caben muchas cosas, los zapatos viejos me los compre en el mercado del zapato de la calle Real de Segovia en tercero de carrera creo, los he llenado de risas, de pasos, de besos y despedidas, de lluvia en Irlanda, de nieve en Holanda, de playa en Turquía, de baile en Italia, les debo mucho.

Como de costumbre hoy me ha costado despertar, hace poco me dijeron que era porque tenia la temperatura corporal baja, será por eso que siempre tengo los píes fríos , de todas maneras, poco a poco parece que el día se ha hecho solo.

El Martes pasado sin embargo a los diez minutos de despertar, se me cayo una crema que mi madre me había regalado en Navidad porque mi piel se resentía del frío castellano, a la media hora y tras una serie de sucesos involuntarios arroje al suelo el pequeño cactus que tengo en la repisa de la ventana, por suerte sobrevivió, a las dos horas me comunicaban que la academia en la que hacia algunas horas cerraba y no sólo eso, además no me pagaban, siempre he culpado al insomnio de mi torpeza mañanera, pero esto último no era mí culpa sino del insomnio de otros.

El dinero de aquellas horas lo quería dedicar a este blog, comprar un dominio, un tema, unos zapatos nuevos, viajar un fin de semana a Viena y enviar un abrazo lleno de vino a mi hermano que vive mucho más al sur, en el norte del continente Africano, un paraíso de volcanes y ballenas.

Después de varias llamadas conseguí que me escucharan por chanchullos, malentendidos y cosas extrañas, me han pagado exactamente la mitad, adiós a mi viaje a Viena y el blog debe esperar, en el bus de camino a casa gritaba ¡A la mierda me compro unos zapatos rojos! nada más salir de la tienda me los he puesto, ahora tengo tres ampollas, perdí el ticket y las ganas de cambiarlos, el lunes los llevare al zapatero y este fin de semana caminare descalza o me quedare en casa, hay veces que me siento mejor entre sábanas, he hecho una lista de libros voladores que me gustaría leer el próximo mes, soy muy optimista con mi ritmo de lectura, a veces leo mucho y otras casi nada, dejo libros a la mitad o me los como con patatas, empezare por Juliet Naked de Nick Hornby ( Hornby N.(2009).Juliet Naked. Riverhead Books ) aprendí a citar en la clase más aburrida de la facultad, documentación, el libro lo he descubierto en Proyecto Khalo un maravilloso blog, que os invito a leer.

Hay gente que se emborracha para olvidar y otra que necesita volar desde el sofá.

By Saska Keultjes
By Saska Keultjes

La belleza de las cosas imperfectas

Lo que aprendí en el 2015.

Desde aquí un rinconcito en el norte de Italia dónde el frío atiza y queman a brujas buenas en fiestas paganas de invierno quiero dedicarle unas palabras al año que se ha ido.

Antes de mi viaje a España un oso me regalo un hermoso libro* del que he robado algunas frases que cito textualmente:

“ Wabi-sabi significa muoversi leggeri per il mondo

é la belleza delle cose imperfette, temporanee e incompiute

é la belleza delle cose umili e modeste

é la belleza delle cose insolite ”

Un ejercicio que me ayuda y mucho a ver esta belleza es este, el de escribir , este espacio que creo en mi ordenador con mucho amor y que llega hasta ustedes se ha convertido en una aventura de palabras para noches de lluvia e insomnio, una vez a la semana dejo una ventana abierta para que los que quieran se asomen , lean y si quieren se pasen a saludar, quiero hacer un espacio más bonito, más libre, más mío, más como yo,  para invitaros a un rico té de menta, sonetos y algunas pastas de letras para merendar, algún día espero (en Febrero) llegará, por el momento os dejo las cosas que aprendí en el año que se va.

COSAS QUE APRENDÍ EN EL 2014

– Que los lunes son para bailar.

– Que era más fácil de lo que creía volverme a enamorar.

– Que en una muralla de Verona crecen espárragos riquísimos pero difíciles de recolectar.

– Que hay primaveras que duran mucho más.

– Que Roma en un día no es suficiente , que debería volverla a visitar y que Cinque Terre son pueblitos mágicos con un balcón al mar.

– Que una prima se te case es un evento que celebrar.

– Que las  cabras eslovacas son cariñosas aunque se hagan de rogar y que no se dice haiku para saludar.

– Que  a las tomateras se las debe podar para que crezcan sanas, bellas y grandes y nos den muchos tomatitos para cenar.

– Que un tejado no se construye en un mes pero si una amistad.

– Que hay bichitos en la paja que te pican y tus noches se convierten en pesadillas por no poderte rascar.

– Que se puede sobrevivir a unas vacaciones en familia en el mar y hasta disfrutar.

– Que es muy bonito reencontrarse después de un viaje con muchas cosas que contar.

– Que tengo 452 amigos por el mundo que me dedicaron un me gusta para saltar un mar, pero aunque cogí mucha carrerilla creo que en otra ocasión será.

– Que aún me quedan muchas cosas por aprender y por las que soñar.

Feliz año nuevo a todos,

Vicky La Vickinga.

Tatka

– By Tatka.

* WABI-SABI Leonard Koren.

LA NOCHE EN LA QUE DEVORE UN LIBRO.

Sobre un café mal hecho, un libro de Lena Dunham , cuentos de Gloria Fuertes y un profesor (no creativo) de creatividad.

Una noche no hace mucho , me comí a bocados gigantes un libro, sin mayonesa ni nada. Por la mañana descolocada y con los sueños aún pegados a las pestañas , prepare mi segunda forma preferida de saludar un nuevo día, el café, la primera son los besos en la espalda , puse la pequeña cafetera en el fuego y pacientemente espere el “blu blu blu” que te dice que el café está listo en ese momento siempre me imagino como pequeñas células rechonchas y sonrientes bostezan y estiran los brazos desde diferentes partes de mi cuerpo y así me voy despertando, sin embargo esta vez seguían durmiendo , olvide lo más importante, los polvos mágicos, sólo subió el agua, pensé que debería volver a la cama.

Pase el aspirador al salón mientras mi memoria re-leía cada una de las paginas que había devorado la noche anterior, me suele pasar que leo sin libros, mi bicicleta estaba pinchada asique camine por media hora hasta la Universidad dónde ayudo a una estudiante de español a superar los exámenes del C1 y de paso me gano unos eurillos, de camino enumeraba las razones por las que me gustaría escribir como Lena y las razones por la que no lo hago.

Nunca podre escribir como Lena por que yo no crecí en el Soho neuyorquino , sino en un pueblecito famoso por sus piñones de la meseta castellana , no vivo en Brooklyn ni voy a comprar leche a las tres de la madrugada a una tienda de ultramarinos en la esquina de la treinta y cuatro con la séptima avenida, vivo en un barrio de clase media-alta ni muy lejos ni muy cerca del centro de Verona, conocido porque esta la imprenta de la famosa Mondadori, lo más extraño que he visto es al dueño del kebab de enfrente lavar su moto en la calle a las 3 de la mañana, me gustaría decirle a la dependienta de la tienda de móviles que debería fumar menos en la puerta , da mala imagen y además no es bueno para su salud y al hombre que tiene un jardincito cerca de la parada del bus que me deje meter las manos en la tierra de vez en cuando para sentirme más unida al universo a la pachamama pero nunca digo nada, mi vida seria mucho más interesante si hablase más con desconocidos.

Tampoco podre escribir como Lena porque mi padre no dibuja penes para galerías de arte (gracias a Dios) ni mi madre es una feminista convencida (aunque podría) mis padres pasaron sus veinticinco primeros años de vida en una dictadura, mi madre se saco el graduado ya de adulta, una valiente, no me enseño el feminismo, pero yo si aprendí muchas cosas de ella, a luchar mucho y a reírme más ,  mi padre podría haber estudiado pero prefirió trabajar y así formar la clásica familia obrera española, seguramente les entraría un sarpullido leyendo el libro que yo he devorado y mi padre usaría su clásico “cantamañanas” para definir a Lena, crecí acompañando a mi madre a la biblioteca veía como comía uno o dos incluso tres libros a la vez y escribía en diferentes cuadernos las frases que la inspiraban de sus lecturas, a mi hermana y a mi nos leía un cuento de Gloria Fuertes en el que el protagonista cuanto más leía más crecía, y yo pensaba que mi hermano mayor debía de haber leído mucho porque era muy alto , quizá por esos cuentos mi hermana es poetisa y yo lo intento.

Me gustaría escribir como Lena porque escribe sin pudor de algunos episodios de su adolescencia , de su acercamiento al sexo, de conversaciones patéticas, de su cuerpo, sus inseguridades, de sus relaciones, me gustaría escribir como ella para describir como una noche un amante bandido en Amsterdam , se sorprendió porque tenía barriguita.

– No pensaba que tuvieras una no te pega, pero estàs bien.

Yo no entendía muy bien al principio de que me estaba hablando ¡Ni que hubiese encontrado una tercera teta ! Asique conteste :

– ¡Por supuesto que estoy bien! Vino con mi 18 cumpleaños y aquí se ha quedado, es suave, a mi me gusta.

La mañana siguiente mientras volvía a casa en tranvía pensaba ¡soberano gilipollas! y a pesar de que su compañía era agradable y sentía cierta atracción por él no lo volví a ver, aún todavía no se que quiso decirme con ese comentario, quizás fui muy radical pero prefería pasar mis noches viendo Breaking Bad que con un tío que pensaba que hay personas a quién les pega una barriguita y personas a las que no.

Otra vez un irlandés me dijo que era muy educada para ser española, y yo no supe si tomármelo como un cumplido o como un insulto a toda una nación, como era simpático me lo tome bien y conteste

– es que a nosotros no nos gusta perder el tiempo en gilipolleces.

Y él, aunque no hacía falta , se disculpo.

Me gusta como escribe Lena porque me hace reír , me identifico con su lenguaje, como describe a las personas y sus comentarios fuera de lugar que yo muchas veces pienso y pocas veces digo, pero yo nunca podre escribir como ella porque no estudie escritura creativa en una universidad de Ohio, sin embargo mis clases de creatividad en la facultad se limitaban a escuchar hablar a un aburrido profesor al que debíamos todavía no entiendo porque mucho respeto, más que a otros profesores menos subiditos de humos, más humanos y mucho más creativos, si hoy escribo aunque no sea como Lena también es gracias a ellos.

Lena ama New York y yo por el momento no, con 20 años pase un mes en esa increíble ciudad me impresiono mucho teniendo en cuenta que era la segunda vez que salía de España , la primera con 15 años a Francia en un intercambio y que había cogido el metro sólo una vez antes en Madrid, me gusto pero era extraña a mi, demasiado grande, demasiada gente, sería difícil hacerme un hueco aunque reconozco que desde que veo Girls me imagino por las calles de Brooklyn con mi cuaderno de susurros en mano compartiendo apartamento con mi pareja y un perro a quien llamamos Teddy, por las mañanas trabajo en una cafetería italiana , por las tardes enseño castellano a hombres de negocios, llevo un blog de literatura que me gusta definir como casual y sin agobios y los domingos hago footing con un short y una camiseta de color gris, mientras tanto en la vida real tengo un tablero de Pinterest con 338 pines de como me gustaría que fuera mi casa.

Nunca escribiré como Lena porque no soy Lena pero devorare con un apetito feroz todo lo que ella publique, al fin y al cabo no es muy común una mujer que a sus 28 años tiene una película a sus espaldas, escribe, dirige y protagoniza una serie de éxito de la HBO (GIRLS) y ha escrito una biografía antes de llegar a la treintena, tampoco es nada común el valor que tiene para desnudarse (y no me refiero sólo a quitarse la ropa) exponiéndose a miles de jóvenes que como yo degustamos en noches sin dormir sus palabras y que por la mañana hacemos el café más horrible de toda Italia.

Te admiro Lena Dunham

Siempre tuya,

Vicky.

Not that kind of girl

NOT THAT KIND OF GIRL by Lena Dunham

Cosas que sí y cosas que no

Sobre Italia.

Por las mañanas después que la tribu chilena abandona su caverna me gusta despertarme lentamente, disfrutar del silencio y de un delicioso café mientras leo alguna revista digital , entre mis lecturas favoritas están Proyecto Kahlo , Yorokobu o Jot Down , esta última dedica su último numero a Italia , una maravilla, describen a Italia como el mejor país del mundo , algunas razones tienen para considerarlo así , el titular está claro, puro marketing.

En este frío y sorprendente miércoles de diciembre he calculado que más o menos cumplo unos 365 días de inmersión cultural en la República italiana y estas líneas se las dedico a mi bella “Italianiniland” que tanto me gusta a veces y otras sin embargo me desquicia.

Cosas que sí y cosas que no.

SÍ , SÍ Y SÍ AL CAFÉ

A diez mil tipos de café para diez mil tipos de personas y diez mil tipos de momentos.

Al café delicioso hecho en casa , a las cafeteras pequeñas , sí a las mañanas en las que el olor del café inunda tus sabanas y te despiertas en busca de un sorbo caliente que te alborote hasta el alma.

NO, NO Y NO A LOS DOS TIPOS DE ENCHUFES ( ¿o son tres? )

Una metáfora de la Italia moderna , ¿si fuisteis capaces de una unificación de estados porque no de una unificación de enchufes? o de dos o de tres, o grandes o pequeños, pero madre mía del amor hermoso cada vez que pierdo un adaptador entro en crisis existencial en una búsqueda interminable para encontrar la pareja perfecta.

SÍ Y MUY GRANDE AL HELADO ITALIANO

Delicioso , exquisito , un orgasmo de stracciattella lo llamaría yo, sublime, subir al cielo y dejarse volar todo eso desde el paladar, que mundano placer para tan dichoso manjar.

NO NO Y NO A LA IMAGEN DE LA MUJER EN LOS MEDIOS

Muchos son los países que cojean, pero aquí las gafas violetas las deberían regalar a toneladas , cómo nos muestran en los medios de comunicación es como nos enseñan a tratarnos y esperar ser tratadas si nos muestran como objetos sexualizados nos tratan como tal , favoreciendo comportamientos como el acoso callejero , la violencia de genero , la desigualdad laboral, o desordenes alimenticios entre otros.

Y no, no estoy diciendo que no pueda caminar tranquila por la calle o que considere a Italia un país más machista que otros, estoy hablando de micro machismos que están presentes muchas veces en nuestra sociedad , en Italia los medios colaboran dando una visión no real de las mujeres, sino conoces el termino objetivación sexual te invito a ver este video.

Muchos de los anuncios que están en la televisión Italiana serian más que cuestionados en España.

SÍ ROTUNDO A LA GASTRONOMIA ITALIANA

Sí a la pizza, al panzeroto, a los cappellini, spaghettoni , fettucine , lasagne, lasagnette, pappardelle, tagliatelle, taglioni, bucatini , cannelloni , macheroni, penne, farfalle, orechiette , ditalini y un largo etcétera , sí al pesto , a los tomates secos en conserva , a los gnochi de montaña , al pandoro Veronese.

Sí a la cultura de comer conversando, de tomarse el tiempo y la dedicaión de cocinar para degustarlo más tarde y un sí muy grande para el vino italiano especialmente al Valpolicella mi más fiel compañero en mis noches de juerga.

NO , NO Y NO AL SERVICIO DE CORREOS

¡Con la posta hemos ido a topar !Toca madera y reza para que tu carta llegue a tiempo y paciencia si esperas una , no queda otra.

SÍ , SÍ Y SÍ A FABRIZIO DE ANDRE

Porque sabe al italiano de antaño , porque amenizo mis primeras semanas , porque es poesía, música e historia de mi querida Italia.

NO NO y NO A LAS DESPEDIDAS INTERMINABLES

Será que soy castellana , concisa , breve , seca a veces , pero chica , veinte minutos de abrazos, besos y preguntas cordiales, si nos veremos esta semana, un hasta luego dos besillos y vale , nos vemos un día de estos, ya me escribes si eso, si es con el churry pues oye lo entiendo pero sino ¿Qué sentido tiene despedirse como si fueras a la guerra? Si nos quedamos y hablamos perfecto, pero si nos vamos, andiamo!

SÍ A SU BELLEZA

De la belleza de Italia no hay duda, cuestión ninguna,  las metrópolis increíblemente hermosas de norte a sur, las plazas elegantes , hasta sus ciudades más decadentes merecen un respeto por su glorioso pasado, sí a la cultura de terraza , a las osterias y un asterisco porque queremos más arboles y puntos verdes, más pistas ciclables y más limpieza.

Sí a su naturaleza , sí a la Lessinia y al Lago di Garda , Verona rodeada de montañas , viñedos y un mar disfrazado de lago, mí paraíso.

Sí al idioma de Dante y a su acento cuando hablan en castellano.

No al tráfico y al poco común uso de los intermitentes.

Sí a bailar los lunes.

No a cerrar los bares a las dos.

Sí al aperitivo , el famoso Spritz.

No a la meritocracia.

Sí a la mazurka clandestina.

No a la iglesia conservadora.

Sí al diseño italiano y a sus carteles de tiendas antiguas.

No a decir no al matrimonio homosexual.

Sí a los italianos e italianas que se quejan de Italia pero también la aman (y así , si me quejo, será porque me siento como en casa.)

No sé cuanto tiempo estaré en Italia, si me quedare o un día volare , pero lo que se es que llegado el momento echare mucho de menos todos sus “síes”.

Ti voglio bene , Italia.

La-grande-bellezza-1
La Grande Belleza Paolo Sorrentino